Ideas de platos para comer al aire libre

Por Leticia Garcia Garcia

Es frecuente, que en estas ocasiones, se suelan escoger alimentos con un alto valor energético y un escaso valor nutricional, como patatas fritas y otros snacks poco saludables o platos ya preparados. Sin embargo, disfrutar de una comida en el campo, en la playa o en la piscina de forma saludable y deliciosa es totalmente compatible.

Al pasar tiempo fuera de casa, los alimentos que se preparen no podrán calentarse y han de ser fáciles de transportar y también fáciles de comer. La mejor forma de conservar este tipo de elaboraciones es guardarlas en neveras portátiles.

1. Gazpacho, salmorejo y otras cremas frías. Son una buena opción en esta época del año, por poder consumirse fríos, dar sensación de frescor y por estar deliciosos. Aparte del tradicional gazpacho, se pueden elaborar multitud de cremas frías, sustituyendo algunos de los ingredientes: gazpacho de sandía, crema fría de pepino y yogur o ajoblanco de aguacate.

2. Ensaladas. Las ensaladas son un acierto seguro, ya que son una muy buena opción para comer al aire libre y refrescarse. Se pueden combinar alimentos distintos como verduras crudas o cocinadas, frutas, distintos tipos de pastas integrales, cereales o legumbres. Para una mejor conservación de la ensalada y de su sabor y textura, lo ideal es preparar el aliño en casa y transportarlo en un tarrito de cristal para sólo tener que agitarlo y aliñar la ensalada.

3. Tortillas. Sin duda alguna, la tortilla de patatas es el plato estrella de las comidas al aire libre, pero al igual que en otros platos, aquí también se puede sustituir la tradicional patata por otras verduras y hortalizas, añadiendo berenjena, calabacín o incluso rúcula.

4. Hummus y patés vegetales. Otra opción perfecta para tomar fuera de casa por ser fáciles de transportar y de comer. Se pueden acompañar con colines o rebanadas de pan integral y crudités de zanahoria o calabacín. El hummus se puede versionar, ya que aparte del clásico, se puede innovar preparando un hummus de aguacate o de remolacha. El tapenade o el paté de nueces y tomates secos serán un acierto seguro.

5. Bocadillos.Estos son rápidos de preparar, fáciles de transportar y admiten una gran variedad de rellenos. Si para elaborarlo elegimos una versión integral nos aseguraremos de que sea más saludable y saciante. De queso, tomate seco y rúcula, de tofu y pimientos asados, de atún y tomate, de tortilla francesa y tomate rallado...

6. Agua y refrescos caseros. No nos olvidemos de hidratarnos frente a las altas temperaturas. La mejor elección que podremos hacer siempre será el agua. Si queremos darle más sabor podremos elaborar nuestro propio “refresco” añadiendo unas hojas de menta, unas gotitas de limón y unos trocitos de sandía o fresas troceadas.

7. Frutas de temporada. El postre perfecto para culminar una comida al aire libre además de refrescarnos. Se puede llevar ya cortada en forma de macedonia o comerla directamente.

Elaborar un menú equilibrado y saludable, será tan fácil como escoger y combinar algunas de estas ideas. Ahora sólo queda disfrutar del tiempo, de la comida y de la buena compañía.